Translate

sábado, 16 de mayo de 2015

LOS OJOS DEL GATO

Y es que son precisamente los ojos del gato uno de los atributos que más nos fascinan y hechizan, siempre curiosos, siempre misteriosos y hermosos. A diferencia de los humanos, los felinos cuentan con un sentido de la vista descomunal. El ejemplo más cercano que tenemos es el de los gatos domésticos, con quienes estamos más familiarizados y quienes cuentan con un par de globos oculares sumamente interesantes, gracias a los cuales pueden ver con precisión en lo que nosotros percibimos como una total oscuridad. Si bien es cierto que en la noche los gatos pueden ver mucho mejor que los humanos, durante las horas de Sol sucede todo lo contrario.No, no es un hechizo mágico de Harry Potter, es un complejo tejido ubicado en la parte posterior de los ojos de algunos animales, entre los cuales, lamentablemente, no nos encontramos nosotros. El tapetum lucidum en los gatos (también lo poseen los tiburones) hace que el ojo pueda absorber una gran cantidad de luz antes de llegar a la retina, este tejido refleja la luz y hace que el gato tenga una visión más aguda. Este tejido también es el responsable de que los ojos de tu minino brille en la oscuridad. Así es entonces cómo con menos luz, los gatos pueden ver mejor que los humanos en la oscuridad. Por otro lado, el umbral de detección de luz de los gatos es siete veces menor que el de las personas durante el día y el tapetum lucidum es también el responsable, ya que al permitir la recepción de una iluminación mayor debe limitar la calidad de la visión cuando hay mucha luz.

Visión gatuna
Durante las horas de luz, los gatos cierran el iris de forma constante y de esta manera consiguen un profundidad de campo mucho más eficaz y refinada. Cuando hablamos de profundidad de campo nos referimos al espectro nítido de visión. “Si tu pones un dedo al frente tuyo, podrás ver que puedes enfocar tu vista hacia el extremos del dedo o bien hacia el trasfondo, desenfocando el dedo y prestándole atención a lo que en el fondo ves como “borroso”. Bien, eso es controlar la profundidad de tu campo de visión. Por naturaleza, los gatos son excelentísimos depredadores y por esta razón, al igual que el resto de los depredadores, necesitan de un buen sentido de la vista. Para lograrlo, es necesario que los ojos estén dispuestos al frente de la cabeza. De este modo pierden determinado espectro de visión hacia los lados pero en como resultado, ganan mucho en visión en profundidad y así están mejor equipados para la caza. Dentro del ojo, todos los felinos cuentan con una banda central llamada raya visual y gracias a esta raya, ellos pueden distinguir una determinada cantidad de colores, aunque bien no son todos ni son una gran cantidad, créeme que les resultan más que suficientes. Entre los colores que pueden distinguir encontramos: Tonos verdosos, azul, y celeste. No obstante, se cree que los gatos no pueden ver los colores con mucha definición y solamente pueden percibirlos a una distancia corta. Otra característica de la visión gatuna es su amplitud visual. Estos cuentan con una amplitud visual de unos 200º, para hacernos una idea, nosotros contamos con un rango aproximado de no más de 180º y aunque esto no parezca mucho, lo es. Por último podemos hablar de la membrana nictitante, un párpado extra con el que cuentan algunos animales, entre ellos los gatos. Este párpado extra sirve como protección, tanto para bacterias como para posibles amenazas mayores y mantiene al ojo lubricado, siempre listo para la acción.
Los ojos del gato, profundos y luminosos, tienen un poder misterioso. La palabra egipcia utilizada para nombrar al gato era "mau", que significa ver. Hasta hace poco tiempo, se pensaba que los gatos no distinguían los colores, sin embargo, recientemente se ha comprobado mediante experimentos, que si pueden percibirlos, puesto que su retina contiene conos y bastones, como ya ha sido demostrado. Pero lo más importante, es que los ojos del gato están sumamente preparados en otros aspectos. La sensibilidad a la luz de los ojos de los gatos, sobre todo en lo que se refiere a las longitudes de onda corta, es seis veces superior a la del hombre, y por eso se dice que el gato puede ver en la oscuridad. Aun cuando no puede ver en la oscuridad absoluta, posee detrás de su retina un tejido reflectante llamado "tapetum lucidum"que le permite distinguir lo que lo rodea, cuando la luz es tan reducida que impide la visión para el hombre y a otros animales menos dotados en este aspecto que los felinos. Además gracias a su finísimo oído y la sensibilidad táctil de sus vibrisas, puede moverse con total seguridad, incluso en la oscuridad absoluta.  El tapetum lucidum, que logra aumentar entre 30 y 50 veces cualquier rastro de luz, por pequeño que sea, es el que hace brillar en la oscuridad los ojos de los gatos, cuando los alcanza un rayo luminoso. La potencia visual del gato se ve favorecida también, por la gran adaptabilidad de sus pupilas, que son circulares cuando se abren al máximo en la penumbra para recoger la mayor cantidad posible de luz, y se reducen a dos finos hilos verticales a plena luz, cuando se contraen las pupilas. La luz demasiado fuerte, incluso para las pupilas contraídas ,puede ser disminuida al cerrar un poco los ojos.
Los gatos también poseen visión binocular, es decir que parte del campo de visión de un ojo, es cubierto por el otro también, habilidad que es necesaria para la visión en tres dimensiones, que requiere todo animal cazador, lo cual le permite juzgar la distancia, profundidad y tamaño de su presa. La visión binocular puede variar según la raza, lo que determina la mejor disposición a la cacería de una raza más que de otra, por ejemplo, los siameses, cuya visión binocular no es tan pronunciada, no son tan buenos cazadores. A pesar de todas estas habilidades oculares, el gato nace sin poderlas utilizar, ya que sólo abre sus ojos a partir de  7 días de nacido, después de lo cual es cuando comienzan a aprender a interpretar todos los estímulos que entran por los ojos, y no llegan a dominarlos hasta transcurridas unas doce semanas, que es cuando sus ojos adquieren su color definitivo, que puede tener una amplia gama que va del amarillo y anaranjado hasta verdes o azules intensos.

Los cambios en la apariencia de los ojos del gato son fácilmente detectables por un dueño observador y lo más importante es comprender que cualquier anomalía puede estar indicando algún síntoma de enfermedad, incluso no relacionada con estos órganos. Las lesiones o afecciones en los ojos pueden aparecer por dos causas fundamentales, producto de un desorden en la salud del minino o de una herida ocasionada accidentalmente o no. Es importante por tal caso, mantenernos siempre en alerta y a diario revisar los ojos de nuestros gatos, lo que resulta una tarea sencilla que podemos realizar en pocos minutos al mismo tiempo que les ofrecemos suaves caricias.

¿Cómo detectar problemas en los ojos mediante una observación?

  • Aparición de secreciones que pueden ir de coloraciones claras a parduzcas.
  • Irritación rojiza
  • Presencia de costras o material seco en la comisura o bordes de los ojos.
  • Pelo próximo a los ojos humedecidos por lagrimeo.
  • Ojo cerrado permanentemente o por ratos mostrando incomodidad.
  • Opacidades, manchas o cambios en el color de los ojos.
  • Tercer párpado visible.
De aparecer algunos de estos síntomas en su gato, lo más recomendable será llevarlo a revisión con el veterinario. Los trastornos oculares más comunes en su mayoría son tratados con antibióticos y pomadas que deber ser recetadas por un especialista.

3 comentarios:

  1. Muy buen artículo Jocelyn ^^, aprendí muchas cosas la verdad...!!! :)

    Te recomiendo hacer un artículo del porqué dicen que los gatos tienen 7 vidas, más o menos sé del tema, pero sería excelente que lo aclares para todos tus seguidores, incluyéndome :3 Gracias de antemano, bendiciones a distancia...!!!

    ResponderEliminar